Si en dos días no mejora ya si eso lo llevamos al pediatra...

10:47:00 7 Comments A+ a-

   Con el primero te faltan manos, horas, ojos, no te pierdes un pestañeo, no sea que la cadencia de parpadeo no sea la adecuada y esconda algo patológico. Corriendo a urgencias...
   Con el segundo ya es un, "acuérdate del primero que no era nada, vamos a observar no obstante"
   Con el tercero "Venga, no seas quejica y aguanta un poco, anda".
   ¿Qué nos pasa a los padres?¿Vagancia?¿Comodidad? La experiencia es un grado, dirán algunos. En mi caso, optimización de recursos, temporales y personales.
   Con el primero en cuanto el mercurio marcaba 38,  pitando a la Quirón, daba igual la hora que fuese. Digo el mercurio porque o yo debo ser muy torpe, o tres termómetros de estos de oreja digitales y no hay uno sólo que me funcione bien.
   Con los siguientes vas esperando. Si sube...un Dalsy. Que sube más...Apiretal...Que sube algo más...paños fríos. Que sigue la fiebre...uyyy...es que vamos a ver si en dos días mejora, si no le llevamos al Pediatra. 
   Y es que al final acaba una harta de hacer colas interminables en el hospital para que llegues, le esté bajando la fiebre y te digan, "es que si no hay más síntomas....espere usted un par de días".
   Y yo espero, espero.
   Con el primero, una semana sin guarde o cole.
   Con los otros, yo te mando a clase chutado y si te da el bajón que me llamen.
   Que no quería comer el primero, vaya por Dios.
  Con el primero ocho horas delante del plato, cantando, bailando, haciendo aviones, cucamonas, bañando la cocina y todo tu ente en purés de colores bastante dudosos, hasta que al final consigues, no sin llantos y nada de paciencia, que se lo acabe.
    Con los otros, mira te doy quince minutos, si no pues sin comer, que nadie se muere por no comer un día.
   O si el primero no tenía apetito y mala cara, pobrecito. Te doy un yogur o qué te apetece....con tal de que comas algo...Vamos al médico que tú no estás bien.
   Con los otros, anda y déjate de cuentos. Y ya cuando ves que el niño se vuelve de una tonalidad entre verdosa y amarillenta comienzas a tener algo de fe en que realmente está poniéndose malito.
   Todos los segundos comienzan a andar antes, a hablar antes, les dan mil vueltas.
   Y los terceros nacen enseñados y no sólo les dan mil vueltas, sino que hacen el mortal hacia atrás con voltereta lateral incluída.
   A lo mejor es que cuando los primeros intentaban andar en un momento en el que creíamos que no estaban preparados, salíamos corriendo a su auxilio, apartando obstáculos, ofreciéndonos a la mínima  por si podían perder el equilibrio y, sin darnos cuenta, quitando oportunidades. 
   ¿A que los segundos y terceros van siempre aporreados, achichonados y cubiertos de mugre?
   Esa sobreprotección desaparece con los otros, porque no hay tiempo. Porque te faltan horas. Porque te faltan manos y aprendes del desarrollo infantil de forma natural. 
   Y no pasa nada, no somos malos padres cuando no los llevamos al médico a los quince minutos de toser, o porque hayan vomitado la comida (especialmente sangrante es el caso de mi 3 que se pega unos atracones descomunales y luego pasa lo que pasa)
   Reivindico la optimización de recursos, el Dalsy y el Apiretal, la falta de supervisión constante, el suelo como medio de desarrollo y aprendizaje y la tranquilidad ante las caídas constantes.
   Que lo soy, una @malamadre estupenda...
   




7 comentarios

Write comentarios
23 de enero de 2015, 15:03 delete

Ay, cuántas verdades has relatado! Me he sentido muy identificada contigo, especialmente esta semana. Un abrazo!

Reply
avatar
Duky Moreno
AUTHOR
23 de enero de 2015, 17:09 delete

jajajaja, con los primeros es lo que pasa, calla que dentro de poco nace mi primer sobrino, no es mi hijo, pero si sobrino, casi peor :P

Reply
avatar
23 de enero de 2015, 18:02 delete

Verdades como puños queridas, verdad verdadera...

Reply
avatar
Jenny
AUTHOR
23 de enero de 2015, 20:57 delete

Verdades como puños no soy madre pero lo he observado muy de cerca todo lo que cuentas jejeje..
Me encanta tu blog porque me encanta el mundo de los niños y en breve quiero ser madre.Me quedo por aqui.
Un beso

Reply
avatar
23 de enero de 2015, 21:24 delete

Hola! muy currado el post, no soy madre, así que a ciencia cierta no lo se, pero por lo que veo con mis propios ojos tu post tiene mucha verdad. Un beso http://mismomentosderelax.blogspot.com.es/

Reply
avatar
26 de febrero de 2015, 16:38 delete

Jajaj no lo había visto hasta que me lo dijiste. La experiencia es un grado, está claro y por eso creo que no nos llevamos las manos a la cabeza con unas décimas de fiebre. Y con la comida igual...jajaja. me he reconocida en algunas escenas.
Por cierto, no creo que sea de mala madre, es #soymadreypunto
:) Un beso!

Reply
avatar
28 de febrero de 2015, 7:56 delete

Ja, ja, ja...es que es así, al menos en mi casa. Ayer por ejemplo, el de 7 tenía una tos perrunísima y décimas. Le calcé un chute de dalsy y arreando. Oiga, y estuvo tan pancho todo el día. Probablemente, hace 7 años, habría salido escopetada a urgencias. Y yo preocupada, lo que se dice preocupada no estaba mucho, la verdad. Es lo que hay. Cada vez que alguna primeriza con bebé angustiada comenta cólicos, toses, moquetes y síntomas varios, me veo reflejada y me da la risa. Pero todas tenemos que aprender, ¿no? Muchas gracias por estar ahí. Un besote

Reply
avatar