Tranquilizando a la Primeriza. Cartas desde el Líbano 1: El hospital chino

9:02:00 4 Comments A+ a-

Los veranos para algunos son sinónimo de vacaciones, de descanso. 
Para otros de ¡fiestaaaaa!, de desenfreno, ahí a lo loco.
Para mí, además de trabajar el doble que durante el curso escolar, son el recuerdo de uno de los veranos más larguísimos de mi vida.

Libre Hidalgo-Base-Cervantes-Primeriza-ONU-defensa-paz-cartas-2007-blog-madresfera...Verano del 2007...embarazada de mi primer hijo, residiendo en el Sur de España, pero sur sur, lo que viene a ser Melilla, con las náuseas como fieles compañeras y mi marido de misión "de paz" en el Líbano siete meses. Vamos, el deseo de cualquier madre primeriza. Lo cuadró pero bien.
Ni todos los folletines del ministerio de defensa tranquilizan a una madre hormonada que, aunque en aquellos tiempos ya era vieja pelleja en estos lares (cuarta misión por entonces, ahora ya son muchas más), no podía dejar de preocuparse constantemente por la integridad del padre de su futuro hijo. Así pues, éste emprendió la tarea de narrarnos a mí y a varios familiares-amigos-allegados, sus vicisitudes para descubrirnos el auténtico espíritu de nuestras fuerzas armadas.
¿Y por qué esto ahora? Os preguntaréis sabiamente.
Porque haciendo limpieza de correo lo he encontrado cual reliquia y ahora, ahora que por un lado tengo blog y por otra mi respectivo es algo así como la Guest star del mismo, no puedo sino compartirlo con vosotros, previa autorización, para haceros partícipes de mis vivencias nueve años ha, y que entendáis al elemento que tengo a mi lado por esposo


"12/08/2007 (...) Yo sigo aquí (evidentemente), sin demasiados cambios, excepto porque sólo me quedan 14 hamburguesas. Y por qué, os estaréis preguntando. Sencillo, os contesto, porque sabemos que todos los jueves nos dan hamburguesa. Todos y sólo los jueves, y como sabemos que nos iremos en la segunda quincena de noviembre, hemos hecho los cálculos y... vale, sí, manda cojones en lo que nos entretenemos, pero me gustaría veros a vosotros aquí, a ver si es que ibáis a descubrir el origen de la vida, que en algo tenemos que entretenernos, tú.

Pero bueno, a lo que vamos. Esta semana no hemos recibido ninguna visita importante, aunque por primera vez comí en el destacamento nepalí. Arroz y pollo, picante de cojones narices, la madre que los parió. Eso sí, uno se siente importante cuando va a uno de esos países. El "sir, yes sir" lo tienen constantemente en la boca. Y te tratan como si fueras alguien. Vale, después hacen lo que les sale de los, como todos, pero al menos te vas contento. Es lo que tiene la multinacionalidad.
(Inciso, comentar que la brigada española tenía bajo su mando unidades nepalíes, malayas, indias y de Indonesia)

Libre Hidalgo-Base-Cervantes-Primeriza-ONU-defensa-paz-cartas-2007-blog-madresferaY respecto a esa multinacionalidad, un tema que puede ser fundamental. Dentro de la base Miguel de Cervantes, nombre del destacamento en que estoy, para el que no lo sepa, hay un Hospital chino. Sí, no preguntéis el motivo, el señor Naciones Unidas, con su superior criterio lo ha decidido así. El caso es que hay un hospital chino... y da mucho miedo. Pero MIEDO del bueno.

Tienen su propio comedor, su propio bar, su propio todo. Nunca les vemos, sólo salen por la noche, en grupos de 4-5 y van al gimnasio, o dan un paseo... pero nunca hablan con nadie y nunca se les ve por la mañana. Hay diversas teorías (de nuevo las leyendas urbanas con más menos fundamentos), algunas hablan de fobia a la luz e incluso vampirismo, pero nunca se ha podido probar nada. Lo único seguro, que son gente muy rara. Lo cuento y se me pone la carne de gallina.

Sabemos que hay muchos, entre 60 y 100, pero nadie sabe el número exacto, os digo que todo es muy extraño. Y si sabemos que son muchos es por que una mañana salieron todos juntos a hacer cosas de chinos; saltaban a la comba, hacían carreras extrañas... eso, cosas de chinos. 
No sé qué pasó ese día, si había un cambio de ciclo lunar o algo, pero les dio la luz del día y no explotaron, ni ardieron ni nada. Una cosa rara.

Pero a lo que iba, que me lío. El caso es que tengo que ir a hablar con ellos de una incineradora que quieren montar y tengo que decirles que hay algunos problemas... QUÉ MIEDO. Y es que dicen que la incineradora es sólo para los residuos sanitarios. Seguro. Vete tú a saber para qué la quieren, qué es lo que quieren quemar.

El cualquier caso tengo que entrar. Y voy a ir yo solo, nadie quiere acompañarme. Y que tengo que decirles que tenemos un problema... ya os contaré cómo me va la cosa. Pero por si acaso, si en una semana no os he escrito... ME TIENEN LOS CHINOS, avisad a alguien.

Libre Hidalgo-Base-Cervantes-Primeriza-ONU-defensa-paz-cartas-2007-blog-madresfera
Un beso a todos"

Adjunto remito pantallazo para verificar la autenticidad del correo...
Que no, que al final no fue para tanto...
Que fueron muy majetes y nos regalaron un traje típico para Rodri y su primer peluche, un oso panda como no podía ser de otro modo...
Pero hay que entenderles, tantas horas, estresados y con necesidad de buscar de qué manera desconectar porque señores, la realidad es que la mitad del tiempo no sólo la pasaban en reuniones y comidas multiculturales, también en salidas reconociendo terreno y haciendo visitas fuera de la base con el riesgo que eso implica... Y me imagino que al final, tras tantos meses de rutina, seguro que la realidad se acaba distorsionando.
Por cierto, antes de que nadie empiece a tildarle (se dice así?) de xenófobo, NO, no lo es, aprendamos a leer entre líneas, y no dejan de ser topicazos...
Y sí, mientras esperaba la llegada de #Elde8, al menos podía reirme y quitar estrés al asunto, que no era para poco.

La semana que viene atentos, porque llegará el escalofriante relato de la visita al Hospital, o lo que es lo mismo, el ROLE-2. ¿Tendréis estómago para ello...?

4 comentarios

Write comentarios
GololoyToin
AUTHOR
5 de julio de 2016, 11:27 delete

:)... ¡Es genial! Y es normal que intente buscarle cosas de humor a lo que muchas veces nol lo tendrá... ¡Cómo desestresa! Esperando la visita al hospital chino. Un besazo

Reply
avatar
5 de julio de 2016, 13:06 delete

Vaya tela. Con los pelos de punta me dejais. Me encanta como cuenta ñas cosas. Debería escribir una novela. A mí mi marido también me abandonó seis meses durante mi primer embarazo. Dos meses a Austria y cuatro al estado de Nueva York. Casi lo mismo, vamos. De hecho. Alguna visita le hice con mi pancita a cuestas jejeje

Reply
avatar
5 de julio de 2016, 14:25 delete

Menos mal que consiguió hacerlo más llevadero para todos de esta manera, debió ser complicado. Me parto con tu marido, es un invitado estrella de lo más🔝🔝🔝

Reply
avatar
5 de julio de 2016, 14:56 delete

Me encanta!! me he reído mucho y ya me estoy imaginando las instalaciones por dentro, tipo pasillo a oscuras y según andas se van encendiendo las luces je,je,je. Seguro que te distrajo un poco en esos momentos de embarazo en solitario, está claro que es un gran apoyo en tu vida.
Un besazo

Reply
avatar