Sobreviviendo a las vacaciones. Días 16 a 19.

9:18:00 0 Comments A+ a-

Blog-vacaciones-trimaternidad-supervivencia-diversidad funcionalCuaderno de Bitácoras. Día...muchos días (7 al 10 de julio)
Ni tiempo, ni fuerzas, ni ganas de escribir. En eso se resumen estas jornadas
.
El padre ya ha regresado, todo ha ido bien. Razonablemente bien dadas las circunstancias, incluso pareciera que aquí aplicamos disciplina positiva y educamos sin gritos, qué cosas...
Durante estos cuatro días se han repetido madrugones, paseos a perras-yeguas, peleas por consolas, siestas inexistentes...
Una de las constantes cuando me quedo sola es el ciclo alternante entre "mamá te quiero mucho" y "quiero que venga papá porque eres la peor madre del mundo". Así, en moviola, motivada por un "recoge la habitación, cómete la comida, ahora no hay tele, etc..." ¿No os pasa? ¿No os sucede? 

La locura ordenil continúa, y he conseguido, más o menos, acabar la habitación-leonera, la galería, la despensa y parte de la cocina. Sí. Y lo mejor, que la mediana se prestó a colaborar. Así, sin presiones. "Peque, ¿nos ponemos las dos?" "Sí, claro!!" Y oye, lo que cundió, lo que hablamos, lo que compartimos.
Mi marido dice que en algunos países se conoce como esclavitud. Mmm...yo lo veo como trabajo que forja el carácter (en este punto no puedo evitar acordarme del padre de Calvin, de Calvin & Hobbes)
Tira cómica-gforjar carácter-niño
Fuente: Calvin & Hobbes. Bill Watterson
La cuestión es que se va respirando orden, y eso ayuda a la paz interior, y necesito mucha de esa amigos, pero mucha.
Porque, aún habiendo sido días que a priori parecían iban a suponer una hecatombe a nivel de mi sistema nervioso, no lo fueron HASTA QUE...pasó. Porque siempre pasa cuando una está sola. Pero siempre.

Situación: sábado por la noche. Alargo la espera para la cena todo lo que puedo con la intención de que se duerman tarde y se levanten tarde, Ya sabéis esas mentiras que los padres nos creemos que funcionan, que nunca lo hacen, pero que seguimos intentando una y otra vez...

(NOTA para mí: da igual la hora, no se van a levantar a las ocho. Nunca. Jamás,. En la vida. ¿Por qué te empeñas?)

Le preparo un tazón de leche de soja. Se dispone a sentarse y ahí llega, de nuevo un espasmo. Los espasmos suponen sacudidas incontroladas de las extremidades que se lo llevan todo por delante. Si estás de pie, como era su caso, lo que implicó fue golpearse contra el tazón de leche y caer hacia atrás al suelo. 
Tras el grito del susto, y ver cómo lloraba desconsolado, traté de levantarlo y fue cuando vi la sangre acumulada en su boca cayendo sin cesar.
No veía la herida. 
Los hermanos gritando y llorando.
A mí la tensión que me bajaba de ver tanta sangre, sin poder parar la hemorragia porque no encontraba la herida.
Pedí toallas y le presioné la boca con un paño de algodón limpio, tratando de calmarlo, ya que sólo lloraba y gritaba "Ama, ama!". Encontré un corte debajo del labio inferior, pero de ahí no salía toda la sangre. Efectivamente, con el efecto rebote, se había hecho un corte por dentro del labio. Y ya sabéis qué pasa con los capilares en la boca, escandalosa donde los haya. Presioné hasta que cesó de sangrar. No hacían falta puntos (una a está hecha experta en estas cositas).
Quería comer, pero le dolía, así que intenté darle un poco para que el paracetamol no le destrozase el estómago, se tumbó en su cama y se quedó viendo dibus.
Fue una noche larga.
Por la mañana la escena era dantesca: una cocina sacada de una película gore y ojeras muchas ojeras. 
Tranquilos, se levantó un poco dolorido pero como si nada. Dos días después volvimos al hospital por amigdalitis e infección con aftas en la boca. Todo lo tiene. Pesa menos de 30 kilos.

Y de esto se aprende. Explicarles a sus hermanos lo que ha sucedido, lo que tienen que hacer, aunque es verdad que con una madre mareada en el momento el ejemplo no fue lo ideal...Necesitamos pracucar la calma. Tomo nota.

Llega el padre, todos felices y #Lade8 y yo vamos a tomarnos medidas para un traje de flamenca para la feria. Con un par. No me veo con las flores y las peinetas, pero oye, donde fueres...

Comienzan las clases de tecnificación de rítmica. Tengo a un ser con agujetas emocionada, haciendo posturas inverosímiles, que pienso va a caer reventada y apenas duerme 7 horas. Esto no es de este mundo.
La semana se presenta en secano para el mayor por prescripción médica, pero no pasa nada porque tenemos una espada muy grande en casa. cortesía de mi santo y su colección de Conan.
Un día más o un día menos.
Y sigo más o menos tranquila...