Tener a tu pareja muchos meses fuera de casa altera no sólo la dinámica familiar. Es un detonante de estrés enorme, porque si, además, esa ausencia se produce porque está de misión, el temor es otro factor a añadir.
No nos engañemos, yo he pasado por muchas de esas, algunas más peligrosas que otras. Respecto a los meses del Líbano lo que a mí realmente me quitaba el sueño era pasar mi primer embarazo sola. Cuando el predictor dio positivo, #elmaridode estaba ya concentrado preparándose, así que se fue estando yo de unos dos meses, y volvió a pocas semanas de dar a luz. Meses eternos.
Estos mail que me enviaba cumplieron su misión: desconectar por un rato y quitar hierro al asunto.
Así, que, prosigamos con nuestro segundo capítulo, que seguro estáis en un sinvivir…

Pues sí, tras el escalofriante episodio en el que el padre de las criaturas, conocido en estos lares como “el marido de”, debía visitar el Hospital Chino, proseguimos narrando qué ocurrio cuando dicha visita se concretó en una realidad. No tengo palabras para describir lo que allí sucedió…

“18/08/2007
Series-ROLE 1-Líbano-Lebanon-cartas-primeriza-blog-humorEvidentemente y para tranquilizar a las masas, tengo que contaros mi visita al ROLE 2, a los chinos. Y antes una aclaración, qué es eso de ROLE 2. Primero, para que sepáis de qué hablo, después, para que aumentéis vuestra ya amplia cultura y por último, para que tengáis algo de lo que hablar los sábados por la noche, que aunque no os lo creáis es un tema que da mucho juego…aunque sí, es difícil de meter en una conversación normal, pero bueno, intentadlo y ya me contaréis cómo os va. Y al grano, que me lío: ROLE 2 es un hospital de Campaña de segundo nivel.

Joder con la explicación,
ya sé porqué no estudié literatura…
A ver si lo aclaro. El ROLE 1 sería la
serie MASH y el ROLE 2 ya tiene especialistas, camas para recuperarse, etc.
¿Véis?, ya os podéis acostar, ya sabéis una cosa nueva.
De nada, yo soy así.
El caso es que, con el
miedo lógico por lo que os conté, me lancé a la misión. Valiente que es uno. Mi

ROLE -hospital-campaña-Líbano-defensa-misión-militar-tierra-zapadores-blog-primeriza

primera visita fue por la mañana. ¿Hay alguien?. Una vez. ¿Hay alguien? Otra
vez. Y tras 6-7 veces, no, no había nadie. Y sí, podía haber entrado y empezar
a  buscar entre los contenedores, pero me
gustaría veros a vosotros buscando entre letras chinas. Joder, si me pesé en
una báscula que hay en la entrada y salí acojonado, peso 4 líneas más o menos
verticales y 2 más o menos horizontales (¿estaré engordando?). El caso es que
mi primera visita fue un fracaso. Pero pude contarla… y llegamos a la
segunda. Ahora sí. Había una china en la puerta. Muy mona con su uniforme de
instrucción de campaña y sus zapatos de tacón; lo de los tacones debe ser por
algo de la dualidad militar-médico, para que no se líen. Que cosas. Y empezó la
odisea. Todo su empeño era preguntarme “what´s the problem?” y señalar la
cabeza, la pierna, el pecho… vamos, que yo creo que sólo quería operarme. Y
por supuesto sólo sabía chino y esa frase en inglés. Culpa mía también por no
saber chino, todo hay que decirlo.

El caso es que finalmente
la palabra incineradora (incinerator, que dicen los ingleses) surgió efecto y
me hizo seguirla a ver al “Captain Chang”, o algo así. Y aquí sí, aquí ya me
metí en la China profunda: todos bebiendo hierbas en tazas con forma de dragón,
todo lleno de cosas raras. De aquí no salgo, pensé… ¿
PERO NO, aunque no os lo
creáis son gente normal. O lo parecen. El tal Chang (para los que sabéis chino,
Zhang Tao) es un tío majísimo, y la Capitán de nombre impronunciable (y
atención al artículo “la”, que la cosa se pone interesante), también. Hasta el
Teniente Li Fu Xiang era majo. Otra cosa es el Jefe, el Teniente Coronel, ese
sí que da mucho miedo. ¿Recordáis las películas del Vietnam?, el tío malo, pero
malo, y con mucha mala leche. Pues igual, pero en chino y en feo. Y encima es
el comisario político. M-I-E-D-O.
Pero bueno, da igual, el
caso es que finalmente cumplí la misión, expliqué cómo estaba la situación, salí
vivo y además tengo colegas chinos, ¿alguien da más? Un nuevo día en el AOR
(ésta palabra ya la sabéis).
Y voy a ir acabando, que
luego decís que soy un palizas. Pero no creáis que no han pasado más cosas. Una
hamburguesa menos. La lavandería, que por fin funciona (eso lo dejo para otro día). Y más cosas para la próxima vez.
Me voy ya, un beso a todos, os mantendré informados”

No sé cómo pudo sobrevivir, de verdad…Lo releo y los pelos como escarpias.

En fin familia, nos vemos el próximo martes con una visita secreta, un jamón, limpieza de submuniciones y más…