– Pero el coche te está dejando pasar mami.
– Ya hija, pero resulta que el semáforo está…¿de qué color está?
– ¡¡En rojo!!
– Entonces, ¿podemos cruzar?
– No. Pero esos niños han cruzado.
– Ya, y no está bien. ¿Y si viene un coche o una moto…
– …O un autocar…
– Eso, o un autocar súper rápido cuando estáis cruzando?
– Que nos pilla
– Pues eso.


   Esta conversación de hace un par de días la repetimos con más frecuencia de la que debería ser lo normal. Porque las normas de tráfico y circulación son estándar, estables, fijas…no varían según la estación del año, según la hora del día, ni según el partido político del momento
   Son las que son. 
   Entonces, ¿por qué las respetamos a veces sí a veces no a veces a medias?
   Y te digo una cosa, así entre tú y yo, la gente me mira mal. ¡Que sí! ¿Sabes por qué? 
   Porque cuando espero a que el semáforo cambie, aunque no haya ni un coche a la a la vista, no cruzo y aguardo a que el semáforo de peatones se ponga en verde, ya ves.
   Porque cruzo por el paso de peatones, así, ¡a lo loco!
   Porque miro a ambos lados antes de cruzar -“pero si por aquí casi no transitan coches”-. Ya, un “casi” no equivale a un “nunca”.
  Pero es que, además, con tres niños pequeños, mayor motivo aún para respetar las normas y ser ejemplo
   Su EJEMPLO.
  La educación vial es eje transversal en el curriculum educativo escolar, y bien a través de los docentes, o de colaboraciones externas, los pequeños suelen aprender las nociones básicas para prevenir accidentes y circular seguros.
   Pero no es suficiente.
   No vale con que conozcan el significado de las señales y símbolos. Necesitan de la guía, la práctica y como he dicho el ejemplo de los adultos. Porque los niños no son tontos, los subestimamos, y nos van a cuestionar cuando no cumplamos esas normas que, de manera tan divertida han aprendido y a la que tanta importancia le han dado en el cole.
   Porque a mí me ha pasado.
   “Mami, se te ha olvidado el cinturón. Mami, no está en verde. Mami, por aquí no se puede. Mami, el casco de la bici…”
   Recuerdo cuando, allá por mediados de los 80, dentro de la asignatura de Sociales, entraba la Seguridad Vial, como materia evaluable. Los que sean de mi quinta lo sabrán. Y el hincapié que se hacía dentro del sistema educativo y las campañas de turno.
   Y, tras unos años bastante más laxos, en los que así, de soslayo, se ha ido tratando este importante tema en los centros escolares, parece que es probable que se convierta en asignatura obligatoria, aprobándose por unanimidad una proposición no de Ley en el congreso (ya veremos si cuaja o no).
   La cuestión es que mientras, los padres tenemos en nuestra mano la RESPONSABILIDAD de educar a nuestros hijos en una serie de comportamientos que acabarán automatizándose y nos/les evitarán muchos disgustos.
   Gestos tan sencillos como:

– Cruzar por el paso de peatones.
– Cruzar de forma recta, no oblícua ni haciendo zig zag.
– Respetar los semáforos.
– Vigilar a ambos lados de la calzada cuando vayamos a cruzar.
– Caminar por la acera.
– Evitar caminar por los bordillos, de manera que los niños vayan por el interior y los adultos por el exterior…
– Vigilar las salidas de los garajes, tratando de pasar por delante de los vehículos.
– Abrochar siempre el cinturón de seguridad. Lo suyos y los vuestros….
– Llevar el casco si van con bicicleta.

   De cajón, ¿verdad? Pero a veces se nos olvidan.
   Cosas muy básicas que se pueden trabajar jugando con los más pequeños:
– Explicar los colores del semáforo.
– Identificar sonidos de vehículos
– Reconocer las señales de tráfico con los códigos más comunes, como prohibición o peligro.
 Les encanta aprender desde bien pequeñitos y pueden generalizar conductas respetuosas y responsables.
   Aquí os dejo unos enlaces  que pueden resultar muy interesantes:

   – Dirección general de tráfico, con consejos para los padres, y una campaña muy chula con los Bolechas como protagonistas, una simpática familia que, a través de videos y juegos interactivos enseñan a la vez que divierten a los más peques de la casa.
   – La Fundación Mapfre que cuenta con un monton de actividades con cuadernos, fichas, en inglés. Francamente genial..
   – La web de Educapeques, que ya tiene un tiempo, con una serie de videos y juegos atemporales que a mí particularmente me gustan mucho.
   Recuerda que con la seguridad vial nunca es demasiado pronto.
   Y tus peques, ¿cómo lo llevan?