Benidorm se convierte todos los veranos, gracias a la Costa Blanca Cup, en la sede internacional del Fútbol inclusivo pero no fue hasta el año pasado que descubrí esta iniciativa.

Todos los veranos mis hijos acuden, desde hace seis años, a los cursos de natación que se imparten en Benidorm, ciudad en la que tengo mis raíces y la que considero “mi pueblo”.
Todos los años, por estas fechas, nos encontrábamos con hordas de chavales uniformados con equipaciones de fútbol de muchísimos colores, inundando instalaciones y derrochando deportividad a raudales. Desconocía de qué concentración se trataba hasta que descubrí que se trataba de la Costa Blanca Cup, un Torneo internacional de fútbol base que este año cumple su 25ª edición.

Lo que tiene de particular este torneo, que  mí me ha llamado poderosamente la atención, lo que aplaudo, me emociona y por eso decido compartirlo, es que incluye por tercer año consecutivo una categoría de fútbol inclusivo.

La Costa Blanca Cup ha sido pionera en la incorporación de partidos de categoría Inclusive al torneo, fomentando la actividad física de jóvenes con y sin discapacidad para la práctica deportiva en equipo integrada en la competición como una categoría propia.
Equipo de Fútbol inclusivo

Torneo Fútbol adaptado Benidorm

 

Con esto se pretende integrar a estos equipos formados por jugadores con discapacidad intelectual, en un torneo con 276 equipos nacionales y extranjeros, de diferentes culturas y que se expresan en multitud de idiomas. Así, como dato, se encuentran representados 17 países de cuatro continentes: los europeos Francia, Rusia, Inglaterra, Irlanda del Norte, Portugal, Suecia, Islandia, Noruega, España y el debutante Turquía; Marruecos como representante africano, los asiáticos Japón, Bahrein, Kuwait y Jordania, así como Estados Unidos y Brasil. Casi 4.000 jugadores, entre ellos 400 chicas, que disputarán 660 partidos y que durante una semana conviven dentro y fuera del césped.

Poder integrarse en un evento internacional de esta magnitud, tener la oportunidad de vivir esta experiencia que no es solo Fútbol inclusivo, sino toda una serie de actividades a lo largo de las diversas jornadas (la ceremonia de inauguración por ejemplo, la convivencia, el turismo…), es una forma estupenda de apoyar la igualdad y la convivencia, dando una visibilidad enorme a estos clubes que realizan esta fantástica labor y de fomentar el aprendizaje en valores.

Equipos Costa blanca cup en un anfiteatro. Fútbol Inclusivo

A lo largo de dos jornadas, cuatro equipos se han enfrentado en una competición cuadrangular: Valencia CF, Levante UD, Villarreal CF,  y el Newcastle United inglés, venciendo este último en esta ocasión.

Equipo Futbol inclusivo levanta copa
Se trata de otro modo de hacer turismo “para todos”, de hacer de este lugar un destino accesible e inclusivo, que aúna en este caso el deporte y las visitas de ocio, tanto a las playas de la comarca como a múltiples destinos de interés de la zona.Los beneficios que este tipo de acciones generan a todos los niveles son incalculables, y no hablo solo de los económicos. El turismo cada vez se va democratizando más. Son muchas las familias, las personas que conviven con alguna discapacidad que durante años no han podido disfrutar de unas vacaciones -soñadas y merecidas- por no encontrar destinos preparados o que les ofrezcan opciones accesibles.
Afortunadamente esta tendencia está cambiando gracias a que la accesibilidad, que es una necesidad y un derecho universal al fin ha ido materializándose en planes de acción y en mejoras tangibles, no solo en ideas o buenos propósitos.

 

Me encantaría que algún año pudiéseis contemplar de primera mano alguna de estas jornadas: cómo el deporte se despoja de prejuicios y limitaciones, y cómo estos chavales disfrutan participando en un evento tan importante haciendo lo que más les gusta: jugar al fútbol.Un Fútbol inclusivo de verdad.