Pocas
veces una frase tan manida ha sido tan acertada para describir mi estado
actual, y es que no me da la vida
para todo.
Y
de verdad, que no es hablar por hablar.
Ya
sabéis que llevo unos meses complicados. Últimamente mi marido suele estar más
fuera por trabajo que en casa, de manera que toda la responsabilidad del día a
día recae sobre una servidora. Sí, la misma que se está quedando en un suspiro
y la que parece un manojito de nervios. Esa que va hiperactiva por la vida,
estresada de buena mañana, y que va a rastras con tres criaturas y una perra
percherona por la calle mientras resopla. La que no ve la hora de que lleguen
las nueve de la noche para tirarse en el sofá. Esa.

Porque
la realidad es que las mujeres no tenemos una sola jornada, sino que tenemos
doble, triple, cuádruple…y parece que debemos ser capaces de llegar a todo.
Atender
a nuestros hijos, la casa, las comidas, el trabajo, el blog, la atención
especial que supone un niño con discapacidad…Todo eso forma parte de mi
realidad, en la que el ocio es inexistente y el descanso uno de mis bienes más
preciados.
Esto,
en compañía se lleva mejor, porque la corresponsabilidad es lo que tiene. Un
gran avance en la asunción de tareas y responsabilidades familiares por parte
de ambos padres (o madres o quienes sean que formen parte del hogar familiar)
A
mí me cuesta, mucho. He aprendido a priorizar, porque de otra manera no hay
forma de que una casa funcione sin caer en la desesperación.
Con
el ritmo de vida que llevamos, movilidad, falta de apoyos… ¿cómo gestionar el
tiempo?

Hay
días en los que veo a las abuelas, tíos, hermanos, recoger a compañeros de mis
peques del colegio, o hacer la compra porque la hermana, la nuera, la hija está
trabajando y no tiene tiempo… y no puedo dejar de sentir cierta envidia. ¡Qué
diferente sería todo de contar con un poco de ayuda! Pero es verdad que mi
carácter es el de creerme una persona autosuficiente, porque a la fuerza ha de ser así.
Y como yo, tantas.
conciliación-familia numerosa-ayuda-soledad-estrés-jornada-blogComo es decía, cuando llega la hora de priorizar, lo que queda, al final, en la
cola, son las tareas domésticas. Llega un momento en el que vas al día,
planchas lo que necesitas, cocinas lo que puedes, y se va acumulando una
cantidad ingente de prendas encima de la lavadora, baldas de despensa por
ordenar, neveras que piden a gritos ayuda porque los yogures caducados y esos
medios limones al fondo las están colonizando…
Llega
un momento en el que paras, y descubres que ese orden relativo que creías que
habías logrado ahora es el caos más absoluto. Entonces te das cuenta de que
necesitas ayuda.
Por
primera vez. No eres tan autosuficiente. No llegas a todo. Necesitas a alguien
más en tu vida. Y debe ser ya.
Primero,
una persona para que te lleve a los niños a extraescolares por la tarde cuando
el padre está ausente. A ver, seamos realistas. Son tres y tú eres una. El don
de la ubicuidad no lo tienes desarrollado. No hay forma de estar en dos sitios
a la vez y si, además, alguna enfermedad acecha el horizonte, la cosa se
complica.
Y
después la casa. La plancha, los cristales, la cocina…Horas que puedes
dedicarle pero a costa de sueño, descanso, trabajo, niños…y no puedes. Ni
quieres renunciar a ello.
Cuando
no tienes referencias es complicado porque ¿cómo sabes que la persona que entra
en tu casa es válida? ¿Cómo sabes que no te va a tomar el pelo?
Afortunadamente
van apareciendo empresas que se hacen eco de estas necesidades, y van
perfeccionando sus servicios.
plataforma-ayuda doméstica-planchado-limpieza-reserva-blogEn
este caso he conocido a Wayook, una plataforma que permite en un minuto reservar los servicios de un
profesional de la limpieza y/o planchado para momentos de urgencia, puntuales,
o de forma periódica. ¿Y los profesionales? Me pregunto, y os preguntaréis
seguro: son independientes, verificados y validados por la plataforma antes de
incluirlos en su base de datos.
planchado-limpieza-reserva-horas-ayuda-familias-plataforma
El
sistema es súper sencillo: introduces el código postal, reservas las horas y los servicios que te interesan, si se deben o
no llevar productos de limpieza (un punto a su favor ese detalle), introduces
los datos necesarios, los cupones descuento si los tienes y…hecho. Lo mejor
es que te da la flexibilidad y
posibilidad de modificar o cancelar
ante cualquier imprevisto. Otro punto.
Ayuda domicilio-limpieza-planchado-plataforma-familias
Me
parece fantástico que vayan surgiendo empresas jóvenes que se centren en estas
realidades. Comenzaron prestando servicios en ciudades grandes, donde había más
demanda de empresas de limpieza como en Barcelona, Madrid, Salamanca, Sevilla y Málaga, y actualmente ya se
encuentran presentes en más de 100 ciudades (y sí, en Melilla también, algo
increíble por cierto)
Puedes
reservar las horas que quieras así como los servicios adicionales que necesites.
El precio es el que se cobra en el mercado y lo sé porque es menos de lo que me
pedían al pedir información en empresas de servicio doméstico en Madrid.
Se
pueden ver las valoraciones de los perfiles públicos de los profesionales, así
que uno ya sabe qué servicio va a recibir, y es valor seguro.
Podéis echar un vistazo en su web para conocer todo lo que ofrecen y, además, aprovechar el cupón
descuento del 5% que nos regalan
en todos los servicios. Para ello:

             – Introducid el código: TIENESTRES5

             – Periodo de
validez: Del 24/03/2017 al 31/03/2017

No sé vosotros, pero mi salud me ha dado más de un aviso por el estrés, y no merece la pena. Necesitamos parar, valorar lo importante y el tiempo lo es. Mucho. Si podemos recibir ayuda, aunque sea una vez, puede suponernos una liberación de carga enorme para poder disfrutar de nuestros pequeños, de nuestro tiempo libre o de simplemente no hacer nada y relajarse.
¿No creéis?