Llevo un día y medio tratando de redactar un post, de una extensión no mayor de 500 palabras para una colaboración regular en el Blog Mamá y Maestra.
   Tengo mi bloc de notas con la estructura, ideas, párrafos completos, todo a la espera de sintetizarlo y darle la impronta personal y de experiencia que me gusta aportar, porque al fin y al cabo hablo de un tema que conozco desde hace casi seis años y del que he estudiado largo y tendido.
   Pensé que, a pesar de ser festivo, de que los niños iban a tener todo el día para dar rienda suelta a su imaginación jugando, viendo pelis, pintando, podria tener tiempo para esto y más, total, el trabajo “gordo” estaba hecho, y esta mañana ya me he dedicado a labores marujiles…
  ¡Y NO HAY PUÑETERA MANERA DE QUE ME DEJEN!
   Ni quince minutos en silencio.
-“Mamiiiiiii….tengo sed y no hay un vaso”. Se lo alcanzo. Me vuelvo a sentar.
-“Mamiiiiii…un zumo””Pídeselo a papá””No tú. Esa pajita nooooo, quiero otra. Ay que no puedo ponerla, ay que se me cae…”
-“Mamiiiii…quiero tumbarme contigo a ver la peli” “Hijo estoy en el aseo, dame 3 segundos de intimidad, por favorrrrr” “Ay mami, ven ya” 
-“Mamiiiiii…tengo hambre, quiero una oreja del bizcocho (bizcocho de Kico Nico de chocolate puro)”. Se lo corto. Me vuelvo a sentar.
-“Mamiiiiiii….una peli” Diez minutos peleando el de 3 y la de casi 6 hasta que decido que Robin Hood tiene los ingredientes perfectos: animales y romance.
– “Mamiiiii….mira mi granja, mira, mira, mira….””La veo, la veo””No la ves, mírala, he ordenado animales de pequeño a grande, ¿ves, veeeeees?”
-Riiiiiiiiiiiiiiiiiiingggggggggg…….el teléfono con llamada para el señor esposo que casualmente está de paseo con la perra percherona y el de 7.
– “Mamiiiiii…tengo pis” “Hio pues haz pis, hombre ya…”
-“Pero hijo, ¡deja de chuparme el pie” “Es que soy tu mascota” Como dijo aquélla…MATAME CAMIÓN.
Y asi llevamos 3 horas magníficas, entre canciones, bailes improvisados y guarreando bizcocho.
Así que, como nota mental; tratar de escribir un post, en día festivo con niños: NO LO VUELVO A INTENTAR.
Cerrado por vacaciones.
¡Venga ya, hombre!