El pasado viernes 30 asistí, junto a otras 29 mamás blogueras (Dios, qué pretencioso suena eso,¿no?) a mi primer evento de este mundillo, organizado por Madresfera y Dodot.
  Una de las cosas que me animó fue saber que era “Kids-friendly”, algo que el equipo organizador me tuvo que aclarar – lerdilla que es una- ya que me parecía demasiado bonito para ser verdad, pero sí, sí, los niños eran bienvenidos.
  Casi una hora después de salir de casa, con unos sofocos que no te quiero contar gracias a mi 3 y mi 5 en el metro (odisea que merecería todo un post paralelo), llegábamos al Espacio Cómo. Y me quedé enamorada del lugar.
   No había oido hablar de él nunca, pero me pareció un lugar multifuncional fantástico. De verdad, un ole por los diseñadores. El centro se compartimenta en una recepción, una gran y cálida sala con cafetería y zona de juegos y al fondo una sala de conferencias o sala polivalente.
   No faltó detalle, todo un despliegue para los niños con animadora pirata, merienda, chuches y mesas con lapices de colores y hojas; y para las mamás (y ese valiente papá), todo lo necesario para  una picaeta pre y post conferencia.
   Los anfitriones de 10, tanto Mónica del equipo Madresfera como Chema Martín, Director de comunicación de Dodot.
 Y la verdad, tras visionado de vídeos, presentaciones, explicaciones relacionadas con el desarrollo de la tecnología de los pañales y demostraciones en vivo me quedó muy claro el porqué de los precios de la marca, que todos sabemos, es una con los costes más elevados:
         – la existencia de unas microperlas que absorben 30 veces su peso. Ojo, también absorben la humedad de ambiente, de ahí los cierres super-mega-hiper herméticos. Así que, si estabas pensando en usar los que te sobraron para el siguiente o que tus sobrinos pudieran aprovecharlos en unos meses o años, olvídalo. Serán un manojo de celulosa hinchada.
           – una capa de distribución que reparte el líquido, patentada. 
           – una capa de loción protectora para evitar roces y dermatitis
           – y toda una tecnología de desarrollo con residuos cero.

    Me siguen pareciendo precios muy elevados, pero he de reconocer que, sobre todo con bebés recién nacidos con una piel tan sensible, puede que sea una de las mejores opciones. Ya el comprarlo o no cada cual…
   No perdí oportunidad de preguntar acerca de sistemas de retención para mi 7, y las asesoras me indicaron que sin duda los Happyjama, con un margen de hasta 12 años, y recomendado para niños con parálisis cerebral entre otros trastornos del neurodesarrollo. Ayer comprobaba que 70 céntimos el pañal es mucho, teniendo en cuenta los 5 cambios de media al día. No obstante, creo que habrá que probarlo cuando el control de esfínteres comience a ser una realidad.
   Los pitufos se lo pasaron bomba, totalmente derrotados, y ya en plan “mamá mañana venimos otra vez”…Sí, hijo, sí, ya llamo yo al señor Dodot si eso…
   Una pena que no pudiese quedarme un ratito más para alternar, pero ya comencé a hacer algunos contactos. y estoy deseosa de que llegue el próximo Miércoles para mi segundo encuentro, esta vez con Rocío Ramos, conocida por su alter ego Supernanny..
   Seguiremos informando.

FOTO: Eva Gascón. Mil gracias!!