En diversas ocasiones he hablado de la ausencia de intereses lúdicos de mi hijo de 10 años Rodrigo, para los que no lo conozcan con TEA y discapacidad intelectual severos.

Más allá de determinadas series de dibujos, muy concretas, su vida es un vacío en cuanto al juego se refiere. Tuvo su momento idílico con las mesas, cajas, volantes de aprendizaje…todo lo que implicase ruidos y canciones. Y de esos inicios solo queda como resquicio el peluche musical (del que ya os hablé en este post) al que de vez en cuando adora y otras temporadas (como esta), lo desprecia a más no poder.

Pero existe un juego que descubrió hace casi tres años gracias a Belén, su maestra en Educación especial, y que ha resultado ser un comodín estupendo, al tiempo que podemos trabajar muchísimas áreas. Se trata de los famosos PINCHOS.
El día en el que nos comentó que había conseguido reducir las estereotipias de Rodrigo viendo los dibujos (aletea, grita, se chupa las manos, hiperventila…), fue un auténtico subidón, ni os lo imagináis.Así que, dado que las navidades estaban cerquita, los reyes le trajeron una caja chulísima de Imaginarium.
Nuestro modelo lamentablemente se encuentra en estos momentos fuera de catálogo, pero existen otros. Además podéis encontrar similares en muchísimas tiendas como Dideco, Eurekakids, Miniland, etc.

¿En qué consiste?Se trata de un juego manipulativo para crear mosaicos cuya mecánica es sencillísima: consiste en insertar pinchos de plástico en una lámina perforada.

Existen pinchos de diferentes tamaños y colores. En nuestro caso, hay unas 300 unidades (ahora entre la perra, los que Rodrigo ha masticado, y los que se han ido distribuyendo por todos los rincones de la casa, unos cuantos menos…), y de color amarillo, azul claro, azul oscuro, rojo, verde y morado.

La edad recomendada suele ser a partir de los 2 años, en función del tamaño de los pinchos, algo evidente por un lado, por la dificultad de realizar la pinza y por otra por el peligro de llevarse las piezas a la boca. En nuestro caso no podemos dejarlo solo porque se mete las fichas en la boca y es un microinfarto tras otro…

Formas de juego

El juego puede adoptar diversas modalidades:

  • colocar los pinchos a la libre elección del peque, lo que favorece su creatividad,
  • seguir algún patrón que venga en el juego,
  • realizar series o cenefas…

Rodrigo de momento se encuentra en la fase libre, utilizando ambas manos, y es que aún no tiene desarrollada la lateralidad al 100%, aunque sus preferencias son diestras (para comer, o coger el cepillo de dientes por ejemplo…). Estamos intentando pasar al nivel de las órdenes sencillas, dándole a elegir entre dos colores “coge el pincho amarillo”, pero aún no muestra interés.

Es un juego idóneo porque se adapta a las necesidades de cada niño, a sus ritmos, puede ir creciendo en dificultad…

< span style=”color: #ff00ff;”>¿Qué áreas podemos trabajar?

El insertar pinchos es un ejercicio que requiere de concentración y atención, así la duración de los períodos de juego se irán incrementando conforme se incrementen esos tiempos de atención sostenida. En el caso de Rodrigo suele ser de unos cinco minutos más o menos…

Pinchos-TEA- Estiulación

Es un juego que, a pesar de su sencillez tiene múltiples beneficios y trabaja/ desarrolla muchísimas áreas:

– La psicomotricidad fina es una de las más importantes, implicando tanto la famosa “pinza”, como el movimiento de la mano.
– La atención y la concentración, como he comentado
– La capacidad/destreza manipulativa
– La coordinación óculo-motora (o visomotriz)
– La orientación espacial
– La creatividad
– La memoria

Y de manera transversal, tamaños, colores, figuras geométricas, imitación, las series, etc…
A esto añadiría funciones de la vida diaria como recoger, no propias del juego pero que hemos hecho extensiva a la rutina que envuelve el mismo. Cada vez que se cansa, saca los pinchos del tablero, los mete en su caja, revisa si quedan por el sofá o el suelo y me lo da para que lo guarde.

Motricidad fina

En líneas generales y simplificando mucho consiste en aquellos movimientos del cuerpo que requieren de una mayor destreza y habilidad, haciendo referencia sobre todo a los movimientos que implican brazos, manos y dedos. Es fundamental para la realización de numerosas acciones de la vida cotidiana y se relaciona con la coordinación visomanual.

Para nosotros trabajar la motricidad fina es fundamental. Rodrigo tiene muchos problemas y le faltan precisión y fuerza dirigida. Este tipo de ejercicios son idóneos ya que manipula diferentes tamaños, cada vez más pequeños que le obligan a realizar un esfuerzo de precisión mayor.

Este área suele estar alterada en muchos pequeños y afecta a su autonomía a unos niveles importantísimos. Desde subir una cremallera, coger un vaso para beber sin que se caiga, abrochar un botón, escribir, pasar páginas, abrir botes…

Rodrigo puede subir y bajar cremalleras, puede coger vasos pero aún le falta fuerza y seguridad. De hecho ni os imagináis la de vajillas que hemos tenido que comprar… No es capaz de coger un lápiz por ejemplo, o de abrir un tapón que no esté aflojado (obviamente ni nos planteamos que enrosque uno). Así con muchas acciones cotidianas. Su afectación es de un nivel tal que su grado de autonomía es mínimo.

El hecho de coger un lápiz hoy por hoy nos resulta secundario: gracias al avance de la electrónica y las adaptaciones de materiales puede manejar tablets y ratones adaptados. Pero existen tareas que sí requieren esta función, y son las que nos ocupan y preocupan en estos momentos.

Me gustaría añadir que también es un momento en el que podemos jugar juntos, un momento de ocio compartido: con sus hermanos o conmigo mientras compartimos un espacio físico y ese es también un aspecto importante a tener en cuenta.

Pinchos-Autismo-Estimulación

En definitiva, hoy en día es nuestro juego preferido, el cual nos llevamos a cualquier parte. Por último, comentar que es un juego que se utiliza muy frecuentemente en Terapia Ocupacional con adultos que han sufrido ACV por ejemplo, personas con demencia senil, etc…

Y vosotros, ¿tenéis algunas otras aplicaciones?¿Tienen vuestros peques ese juego preferido que os salvado??