Despertar niños (si no se han despertado ya), preparar desayunos, supervisar mochilas, gritar un poquito, repasar lavados varios o realizarlos, ayudar a vestirlos, desvestirlos si se han equivocado (basado en historias reales), gritar algo más, pararse a hiperventilar, seguir corriendo detrás de uno que se va a jugar, el otro que se ha descalzado, el de más allá que mira tú va y se hace cacotas a punto de salir, el grito mental definitivo…

TOTAL, que te pones una sudadera random, el chaquetón, coges las llaves, el móvil y sales.

Porras, los desayunos del colegio se han quedado en la encimera. Estupendo. Vuelve a entrar con una perra de 40 kilos enganchada a mi tobillo. Suerte que llevo botines (muahaha, chúpate esa).

Ya estamos, ahora corriendo a repartir progenie por centros educativos varios.

Ojo, que a todo esto llevas despierta más horas de la que quisieras y has tenido a bien hacer de despertador del barrio, y, casi con toda probabilidad llevas dos cafés o más. También has sacado trabajo adelante con el ordenador, lo mismo si te da la alocada hasta has planchado escuchando algún podcast, y ya si haces las camas, eso, amiga, es tocar techo marujil maternal profesional nivel pro.

Madre agobiada

Vale, que levante la mano la que se vea identificada…

Ahora al tema que nos ocupa, que llevo un porrón de palabras y no he ido al grano: entre tanto follón, ¿tengo tiempo para cuidarme??’

Seguro que te abruma la pregunta de: “¿y la cara? ¿te la lavaste?” Siempre.

“¿Y crema?” Hidratante con factor de protección 30. Siempre.

“¿Y…?”

No sigas por ahí. Ya está. Esa es hoy por hoy toda mi rutina a no ser que se alineen los astros y tal. La exfoliación sí, es verdad, aunque de uvas a peras, honestamente. Pero puedo prometer y prometo que con eso ya.

Me cuesta mucho, muchísimo cuidarme. Me olvido de mí. Siempre. Y no está bien. La cara es un reflejo de nuestro estado de ánimo, de salud, de bienestar en definitiva. Merece ser atendida, hacerlo de una manera correcta y eficiente. Pero aquí esta madre nervios reconoce que no lo hace.

Entonces me llega esta cosita, como parte de un sello de calidad de Madresfera:

 FaceSpa Pro 913 de Braun

No soy yo mucho de estos cachibaches, ojo, pero he de confesaros que con todo lo que he pasado últimamente hay días en los que me detengo un momento y no me reconozco. E igual que he tomado la determinación de cuidar mi salud física cambiando hábitos de alimentación y tratando de recuperar el deporte, de cuidar mi salud mental buscando ayuda profesional, también he decidido dedicarme más tiempo a mí, a la mujer, a esa que a veces como os he comentado no reconozco.

Cada vivencia se refleja en el rostro, y para mí las arrugas son experiencias. Pero es verdad que otra cosa distinta es notarse la piel ajada, más mayor de lo que debería, sin luz, no sé si me explico que yo muy beauty blogger no soy, ¿eh?

Y no tengo por costumbre dedicar mil cacharros ni mil horas a esos cuidados. Por eso me dije, “pues mira mari, esto que va todo en pack lo mismo te viene genial

MADRE DEL AMOR HERMOSO

Mirad todo lo que viene en la caja

 FaceSpa Pro 913 de Braun

Os explico.

La Braun FaceSpa Pro  es un dispositivo 3 en 1 de depilación, tonificación y limpieza facial. No hay otra cosa igual ahora mismo en el mercado.

Sirve para depilar el vello facial desde la raíz; para realizar limpieza facial -también en pieles sensibles- y eliminar las impurezas; para tonificar la piel con un cabezal que aplica el sérum y la crema hidratante y para dar masajitos faciales.

El Cabezal depilador consigue eliminar el vello facial hasta cuatro veces más corto que con la cera.  Y no, no lo corta. NO. Cortar no. Nunca. Jamás. Lo que nos faltaba ya…

Braun FaceSpa Pro

La almohadilla revitalizante para masaje facial sirve para estimular la circulación sanguínea, y ayuda a mejorar el aspecto de la piel. Se debe poner en el nivel más suave. Ojo, suave. Hacedme caso, SUAVE. Si, porque si leéis las instrucciones mejor, así no os dará almohadillazos a la cara que ya os digo yo que de relajante no tienen nada.

También ayuda a exfoliar pero no una exfoliación en profundidad, sino más bien de las de eliminar impurezas diarias.

Braun FaceSpa Pro Masaje

El Cabezal de MicroVibración facilita la aplicación de cremas y sérums. Coges las que suelas utilizar, colocas una pequeña cantidad y dale. Os he de decir que se aplica infinitamente mejor. También he de decir que fijo que yo me lo aplicaba mal. Así que ahora se queda todo de maravilla…En serio que se nota.

Braun FaceSpa Pro cabezal microvibración

La verdad es que el resultado es super profesional, y una cosa que me alucina es que tiene temporizador, de manera que cada 20 segundos cambias de zona y se produce una vibración.

Hay más accesorios como cepillos limpiadores, de exfoliación, esponja de belleza…que se pueden adquirir por separado y oye, al final tener tu propio kit profesional sin salir de casa. Que suena muy así pero os prometo que funciona genial.

El precio ronda los 120 €, arriba o abajo. Y creo que lo vale, la verdad.

¡Ah, se me olvidaba! Lleva también una bolsita para guardarlo todo y un cepillo para el cabezal depilador. No falta de nada. 🙂

Braun facespa Pro 913 bolsa

Vamos, yo llevo unos días solo. Lo que he notado es que la crema se absorbe mejor y la tengo más relajada. Y con eso ya tengo mucho ganado.

Pues nada, hasta aquí mi incursión en este mundo que me resulta ajeno, pero que con el tiempo se ha convertido en algo importante. Hay que cuidarse, en general, y eso implica enfocarse y centrarse en cada faceta de nuestra vida.

Vanesa sonriendo

 

Vosotras ¿os cuidáis? ¿Qué os parecen este tipo de artilugios?