…Ni pretendo que lo sea.
   No voy a entrar a hacer una crítica de la novelilla en cuestión, que he de reconocer me costó lo mío terminar, ni a valorar la calidad de la escritura y el estilo, porque la obra es para lo que es, ponerle a uno contentill@ un ratín y sanseacabó. 
   Ni a analizar a sus personajes, mucho menos a la pavisosa y a tan apalizable protagonista, que, cuidado que yo era boba con 21 años, pero esta me gana por goleada.
   Pero al macizo de turno…una se lo imagina y recrea de manera vívida, pero cuando aterriza y mira a su alrededor no puede sino reflexionar, ¿existe alguno así?¿por qué no? Y ya para las más profundas, ¿queremos que exista?
   Y es que, las cosas como son, yo no veo al macho ibérico en dicho papelón, que no, que no lo veo…
   – Para empezar, aquí, busca un millonario, con 24 años, filántropo y guapetón. AJAJAJAJAJ!!!!! Ya, perdón. Abstenerse hipsters, modernillos, alternativos, góticos, frikis, geeks, desempleados varios y lo más importante, no imputados. No, de esos no tenemos.
  – Después, visualiza, a tu churri, con ese pantalón vaquero desgastado, caído y sin camiseta. Aghhhh…ya tengo pesadillas en bucle sólo con ver esos abdominales relajados colgando por fuera, y la maraña osezna de pelo en pecho moviéndose al son de, lo que trata de ser un bailoteo sensual.
   – Ese cuarto de juegos….De hecho yo tengo uno…con wii, X box, Marvel Legends, X Men, y todo lo que se te pueda ocurrir. Ah, ¿que no son esos juegos?
   – Todo el tema dominio…Posiblemente tu Grey particular haya hecho un pedido en Amazon, Groupalia o Buyvip por citar algunas, y habrá comprado un kit erótico-festivo proveniente de Tailandia, que de buenas a primeras, se parte, no encaja o faltan piezas, o con suerte llevará instrucciones pero en ruso. “¿Pero esto no es una rasera?” “¿Una brocha?””¿Pelotitas de metal? ¿Con esto se puede jugar al padel? No sé yo…””Y esto parece un plumero…¿has comprado un plumero? ¿Me estás llamando guarra????”
   – Y qué me decís de los latigazos…a mí me da uno y le suelto una que lo mando al Hotel Hartman sin necesidad de helicóptero.
   – O que pueda venderte ese Seat Panda heredado de tu padre, sacarle 24000 euros a un coleccionista y encima regalarte un Audi último modelo. ¿En serio?
   – Y lo de comprarte toda la ropa, TODA, mandarte a su peluquero de confianza, llevarte a la esteticién, citar a su ginecóloga amiga…Eso huele raro, muy raro. Aquí, por menos, denunciamos.
   En fin, que no, que los ibéricos no estamos hechos para estas cosas, para que uno esté todo el día con la moviola de lo desgraciado que es uno, y de que no le van las relaciones vainilla…que bastante problemas tenemos todos para esto.
   Yo me quedo con lo mío, con mi aburrida existencia, real como la vida misma, y con la autoestima bien alta, que no es poco.