madre-autismo-TEA-preguntas
Hace unos días publicaba un post que tenía mucho de personal y de reivindicación. Exponía, tras diez años conviviendo con la discapacidad, y algo menos de uno con diagnóstico confirmado, qué frases no quería volver a escuchar -aunque sé que es algo difícil, al menos de momento-. 

Las personas, con toda la inocencia y la buena voluntad del mundo, en muchas ocasiones tratan de animar, de apoyar, de reconfortar sin saber cómo hacerlo, y obteniendo el efecto contrario.

Me encontré con una enorme respuesta positiva por parte de las familias no diversas. El sentir general ha sido “Y ¿qué podemos hacer para ayudar en positivo? ¿Qué podemos decir para que sepáis que estamos ahí?“.

Al mismo tiempo, muchas familias diversas coincidían en el malestar que les genera escuchar una y otra vez las mismas frases que denotan desconocimiento y falta de información (e, insisto, buenas intenciones…). Pero también coincidían en la necesidad de seguir visibilizando para que estas situaciones cada vez se vayan repitiendo menos.
Así que sin más, aquí os enumero qué diez frases, expresiones, acciones que puedes decir, hacer, proponer en positivo para ayudarnos a crear una sociedad más inclusiva:

1. ¿Cuál es el diagnóstico de tu hijo? Hay que perder el miedo a preguntar. Creedme, estamos más que acostumbrados y lejos de molestar, agradecemos el interés.
2. ¿Puedo echarte una mano? Si hay confianza para ofrecerse… De entrada siempre doy las gracias y rehúso. Soy bastante independiente, pero en alguna ocasión he necesitado de alguien que en la puerta del colegio se quede con mis otros hijos porque Rodrigo se ha escapado o ha tenido una crisis…
3. Si no se sabe qué decir en ese momento, mejor no decir nada. Tememos a los silencios, y en ocasiones un silencio, un leve contacto físico, una mirada sostenida dicen más que todas las palabras del mundo.
4. No establecer comparaciones. No hay dos niños con Autismo iguales. Dos niños con un mismo diagnóstico no tienen por qué evolucionar igual. Genera falsas expectativas.
5. No hacer juicios de valor respecto a su comportamiento.
6. Ser inclusivos. Sí, puedes invitarlo al cumpleaños de tu hijo. A lo mejor puede jugar con él en la calle, en el parque. O tan solo observar cómo lo hace pero siento tenido en cuenta.
7. ¿Qué puedo hacer para no incomodarlo en un determinado espacio?
8. ¿Cómo puedo interactuar con él? ¿Qué le gusta?
9. ¿Dónde puedo informarme más? ¿Y para explicarle a mis hijos?
10. ¿Cómo estás tú? Y es que a veces necesito hablar y desahogarme…

Son personales, son situaciones con las que me encuentro y es cómo reacciono.

Espero sirvan de referencia o al menos resulten útiles para ir reduciendo lo “incómodo y difícil” de esos momentos.

(Leer:”10 cosas que como madre de un niño con Autismo NO me gusta oir“)