– “Cari, mira, me entra el pantalón pirata azul del verano pasado”
   – “Sí, sí. Ahora, abrocha el botón y trata de respirar”
   – “Ay hijo, cómo eres, si es un abdominal relajado”
   – “Lo que tú digas pichurrina mía, lo que tú digas”
     Y si no os habéis visto en una de esas tras haber dado a luz una vez, dos, tres o las que sean, es que no os merecéis estar por aquí o mentís como bellacas. Hablo en femenino porque lo vuestro, machotes del mundo, es otra historia, y no, la tripa cervecera ni mola ni está de moda. Excusas las justas.

   Total que te dices, “uy, pues aún queda mes y pico para la pisci, a ver si me pongo a plan rapidito, que seguro que conseguimos algo”.
   Y para aliviar el estrés de lo que te espera te cascas dos tabletas de chocolate blanco de Hacendado que tenías por ahí (suerte de acabar de llegar la compra, menos suerte la de los niños que ni la han olido, es lo que tiene la veteranía).
   Bueno, pues mañana empiezo.
Adelgazar-peso-dieta-verano-blog  Y llega mañana. Y qué hambre te entra cuando acabas de dejar a la triada en los respectivos colegios. Claro, con esos madrugones ya tienes el café con leche y la magdalena en la suela de los botines. Pues otra tacita pero esta vez con unas tostadas que parece que eso llena menos. Aunque no sé yo si bien untadas de mantequilla y  mermelada será lo suyo, pero al menos no es bollo, ¿no?
   Y después te plantas las mallas y las zapatillas de deporte, por enésima vez, pero estás tan hinchada que no puedes. Bueno pues me pongo a hacer faena en casa que entre que subo escaleras y las bajo, ya voy calentando.
 
   Ahora toca rato de estudio, pero niña, con las mallas estas molonas del Decathlon como que voy más suelta y peso menos, que me cunde más, ¿eh? Y claro, con ese efecto reductor, me hace un tipin que qué te voy a contar.
   Vale ahora salgo a la calle. Buf, vaya asco con las hojitas de las choperas que casi no puedo respirar. Voy a tener que dejarlo para cuando sea más tarde y no haga viento porque me voy ahogar y así no, así no, no sea me de una alergia.
   Pues preparamos programa del niño y adelantamos trabajo y luego la comida.
   Mira, lo que sí voy a hacer es sacar a la perra que aunque no lo creas ese rato largo caminando es super saludable, y creo que algunas calorías quemaré. Si apreto el culete y el abdomen, seguro…
Dieta-engordar-adelgazar-verano-blog   Y a la vuelta, te preparas una ensalada estupenda, combinando alimentos como te enseñaron en el Natur House años ha, y tus infusiones, que el señor repartidor ha tenido a bien traerte de todas clases, que dicen que son mágicas.
   Y te entra tanta hambre que después le echas el diente a los Spaguetti Carbonara que le has preparado a tu señora-madre-que-está-de-visita. Total, un platito…
   –“Hija, come, come, que estás muy sequita, que te hacen falta unos kilitos
   Y a una madre se le hace caso sí, o sí.
   Buf, voy a reposar un poco…
   No sé, me da que no lo estoy haciendo muy allá hoy, pero tengo abierto un tutorial de Abdominales “hipopresivos” que deben ser la pera limonera. Y además tengo la wii-fit con un programa de fitness. De estas pierdo EL michi seguro.
   Uy, qué hora es, si tengo que ir a recogerlos…Bueno, pues como no he sudado la ropa., mañana sí, mañana me la pongo y me marco un carrerita con las indicaciones que me da el programa ese que mi churri me ha instalado en el móvil.
   Y al final del día, la pulsera podómetro calculadora de calorías y no sé qué más historias, me dice que he caminado más de 10.000 metros y he consumido no sé cuántas calorías. ¡Toma ya! Mi duda es,¿cuántas tienen los spaguetti con nata?

Adelgazar-dieta-régimen-calorías-peso   Bueno mañana será otro día. Total, y si no para el verano tengo los caftanes anchitos tan monos…