Foto: Madresfera / Johnson’s
   De verdad, que no me podía perder este evento. Porque no.
   Hubo un momento de tensión cuando vi que se acercaba el día y no me confirmaban, y menos mal que contacté con Mónica de la Fuente (alma mater de Madresfera) porque por alguna misteriosa razón no se había procesado mi inscripción. ¡Dios! Pero, afortunadamente todo se solucionó y allí me planté, sin niños (gracias pichurri, gracias) a disfrutar escuchando a Slvia Álava Sordo hablar sobre la Estimulación Multisensorial, algo de lo que sé mucho pero que me fascina aún más…
   El lugar, Hotel de las Letras en plena Gran Vía. No había estado nunca y es un sitio precioso, encantador.
   La puesta en escena por parte de Johnson’s impecable. Perfecta. Sin un pero. Y su gente,…sin palabras. Amables, profesionales, súper empáticos y simpáticos.
   Vamos, que fue un encuentro de los chulos chulos.

   ¿Y qué es eso de la ESTIMULACIÓN SENSORIAL?

   Cada segundo, en el cerebro de un bebé se generan cerca de 1’8 millones de conexiones sinápticas.    Las experiencias son las que determinarán cuáles prevalecerán, y esa elección se llevará a cabo a través de la repetición estimular. Todo el entorno del bebé va a contribuir en su desarrollo cerebral, y por tanto en su crecimiento,y desarrollo emocional. 
   La estimulación multisensorial (olfativa, táctil, visual y auditiva) se ha demostrado que beneficia el desarrollo emocional, social, cognitivo y físico. Así, resulta fundamental en los primeros estadíos evolutivos, ya que  durante los 3 primeros años de vida se produce el 85% del desarrollo neuronal responsable de la comunicación, comprensión, desarrollo emocional y social
   En bebés prematuros reduce el estrés, se incrementa el estado de alerta y se reduce la duración de la hospitalización.
OIDO.
Foto: Madresfera / Johnson’s
   Se presume que el bebé comienza a escuchar desde el vientre materno y pueden reconocer la voz de la madre tal y como recogen evidencias científicas.
   En las etapas más tempranas les gusta escuchar y responden al “Mommy talk”, ese habla con un tono agudo de voz, con el que nos dirigimos a los pequeños.
   La estimulación en este área tiene una relación directa con el desarrollo emocional de los mismos.
VISTA
   200 colores, eso es lo que somos capaces de ver, aunque otra cosa es que un bebé (o yo misma) tengamos la capacidad de identificarlos todos. Al principio focalizamos la visión alrededor del área de lactancia, centrándonos en el rostro de la madre. El contacto ocular directo que establecen es una de las primeras formas de comunicación humanas. Esta estimulación está directamente relacionada con el desarrollo de habilidades sociales.
TACTO
   Es el sentido mejor desarrollado desde el nacimiento, por ello es fundamental el contacto piel con piel, los abrazos, desde el minuto 1. Fomenta el apego y los vínculos emocionales, relaja, incide en el aumento de peso, reduce el estrés en los bebés y los padres, mejora la calidad del sueño, la autoestima…
OLFATO
   Más de 1 trillón de olores somos capaces de detectar los humanos…¿Qué te parece?
   El más emocional e intenso de todos: la memoria olfativa se procesa cerca del área cerebral encargada de las emociones (sistema límbico) 
   Los bebés reconocen a sus madres por el olfato, y ese olor familiar mejora el estado de ánimo sin duda.
GUSTO  
   Es el sentido más cultural, ya que se va educando. No es un sentido que en las primeras etapas del desarrollo se estimule más allá de lo que supone la lactancia inicial y la posterior entrada de alimentos.
   El momento ideal para realizar la estimulación multisensorial es el momento del baño y el momento de los masajes que les proporcionamos

a nuestros pequeños; es mucho más que el momento de lavarlos.

  Es el momento, al atardecer, en el que se relajan. Un momento para compartir y donde podremos estimular todos los sentidos del niñ@.
   A través de la piel, estimularemos los millones de terminaciones nerviosas existentes en los dedos, espalda y plantas de los pies, que es donde más se acumulan. Produce seguridad por el contacto con el progenitor. Además procesará el cambio de temperatura al introducirlo en el agua. Relaja y libera del estrés. Pasará del medio aéreo al líquido lo que también es una fuente de información sensorial
Foto:Madresfera / Johnson’s
   El bebé tiene libertad de movimiento e investiga esa sensación de libertad tan agradable. ¿A que todos acaban chapoteando? La experiencia en ese medio acuoso les ha llevado a ese punto. Estamos hablando del equilibrio (siendo responsable el sistema vestibular).
   Sólo con el hecho de bañarlos ya estimulamos equilibrio y relajamos. Sin pretender nada más.
   Respecto al oido, el bebé busca la voz materna o del progenitor responsable del baño. ¿A que tod@s les hemos hablado durante el mismo? Es imposible que no haya comunicación en ese momento. Ese sonido va a procesarse en las áreas de la memoria y va a generar recuerdos que van a ayudar al desarrollo futuro del lenguaJe. Si las palabras s acompañan de música se potenciará más aún.
   Respecto a la visión, es periférica centrada en unos 30 cm alrededor. Ya hemos hablado de la importancia del mantenimiento del contacto ocular . Es un mensaje subliminal entre padres que bañan e hijos. Un vínculo que va a durar siempre.
   El olfato va a girar en torno al olor del jabón o perfume que se utilice. Olores suaves y agradables, pero que nunca van a poder aislar el olor de la madre. Como nos dijo Ana Rosa, la matrona “Son olores que están grabados a fuego”
   Cuando el baño se termina y los secamos, continuamos estimulando con la toalla. Los arropamos, abrazamos y les hablamos. Es un momento fundamental, de demostración de afecto que fortalece vínculos emocionales.
   El masaje post baño debería durar de 5 a 10 minutos, con movimientos suaves y no muy largos, relajando la cara, frente, ojos, orejas,…En las extremidades, en contra de la circulación primero ya que va a estimular y posteriormente a relajar. A nivel intestinal va a ayudar a expulsar gases.
   El momento puede depender del niño. Los hay, como los míos, que en cuando los bañaba había que darles de comer casi sin acabar de secarlos. Con esa hambruna no había tiempos de masajes e inmediatamente se me quedaban dormiditos en brazos.
   Lo ideal será buscar el momento que cuadre según las necesidades de cada familia
   En definitiva, el momento del baño no es un momento que se pierda, sino que se emplea.
   Después hicimos un ejercicio práctico con nuestra caja de recuerdos preciosísima. Habían montoncitos de items por sentidos y elegíamos cuál nos evocaba algo.Se demostró cómo los recuerdos venían determinados por sabores, olores, sensaciones…

  Fue un taller muy instructivo y un momento para compartir con gente genial. Gracias una vez más a Madresfera por esta oportunidad.
   Y tú, ¿Disfrutas de esos momentos de baño?