Terapias centradas en el psicoanálisis post freudiano, internamientos en psiquiátricos, prácticas basadas en embalar con vendajes fríos a los pacientes…

Esto, que parece sacado de una atmósfera similar a “Alguien voló sobre el nido del cuco”, se ha estado aplicando en Francia a personas (adultos y niños) diagnosticados de Autismo hasta hace unos años. 
Increíble, pero cierto.
Leer los testimonios de las familias no solo te rompe por dentro, sino que te llena de indignación e impotencia.
El  “¿cómo es posible?” se repite una y otra vez a medida que voy conociendo más historias, leyendo más artículos y teniendo acceso a más información.
Os recomiendo que os sentéis a leer este artículo traducido del original publicado en The Guardian (https://www.theguardian.com/world/2018/feb/08/france-is-50-years-behind-the-state-scandal-of-french-autism-treatment), toméis aire antes de leer y después abracéis a vuestros hijos, fuerte.
Y, por supuesto, compartid para denunciar y sobre todo alertad a esas familias con algún miembro con TEA que en algún momento estén valorando mudarse al país vecino…
“Al igual que miles de niños franceses cuyos padres creen que tienen autismo, el estado ubicó al hijo de Rachel, de seis años, en una unidad psiquiátrica del hospital de día. El equipo de dicha unidad, con orientación de la escuela de psicoanálisis post-freudiano, no dio un diagnóstico claro. 
Rachel, que vivía en un pequeño pueblo a las afueras de la ciudad alpina de Grenoble, decidió y así lo hizo saber que acudiría a otro lugar para evaluar a sus tres hijos. Pero el hospital llamó a los servicios sociales, quienes amenazaron con quitarle a los niños. 

Un psiquiatra consultor argumentó que Rachel se estaba “inventando” los síntomas de sus hijos, que no tenían autismo y que quería que tuvieran un trastorno del espectro autista como una llamada de atención.
Al final los niños de Rachel fueron retirados del núcleo familiar y derivados a casas de acogida.
Posteriormente, los niños SÍ fueron diagnosticados de autismo (y otros trastornos), demostrando que Rachel tenía razón. Pero a pesar de una larga batalla judicial en la que diferentes grupos de padres denunciaron la “visión prehistórica del autismo en Francia“, Rachel, que también padece el síndrome de Asperger, aún no ha recuperado la custodia de sus hijos dos años después. Permanecen bajo cuidado con derechos limitados de visita. Las autoridades locales insisten en que la decisión fue correcta.
Estoy condenada a esta impotencia por la pérdida de mi familia“, escribió después de visitarlos en Navidad (…). “Estoy destruida, mis hijos están destruidos“.
El “asunto Rachel”, que ha entrado en otra batalla de apelación judicial este verano, se ha convertido en un símbolo de lo que los grupos de padres llaman el “escándalo estatal” del tratamiento de niños con autismo en Francia. La crisis es tan aguda que el presidente, Emmanuel Macron, lo ha considerado un “desafío de civilización” urgente, prometiendo un nuevo plan de acción para el autismo que se anunciará en unas semanas.
Las Naciones Unidas declararon en su informe más reciente que los niños con autismo en Francia “siguen estando sujetos a violaciones generalizadas de sus derechos“. El estado francés se ha visto obligado a pagar cientos de miles de euros en daños a las familias por la atención inadecuada de niños con TEA en los últimos años.
La ONU descubrió que la mayoría de los niños con autismo no tienen acceso a la educación convencional y muchos “aún reciben terapias psicoanalíticas ineficaces, sobremedicación y ubicación en hospitales e instituciones psiquiátricas”. Los padres que se oponen a la institucionalización de sus hijos “son intimidados y amenazados y, en algunos casos, pierden la custodia de sus hijos”.
Las asociaciones de autismo en Francia se quejan de que los adultos con TEA están internados en hospitales, los niños carecen de diagnóstico y persiste un enfoque psicoanalítico posterior a Freud que no se centra en la educación sino en los sentimientos inconscientes del niño con autismo hacia la madre.
Una ley de 2005 garantiza a todos los niños el derecho a la educación en una escuela ordinaria, pero el Consejo de Europa ha condenado a Francia por no respetarla. Los grupos de presión estiman que solo el 20% de los niños con TEA están en la escuela, en comparación con el 70% en Inglaterra.
Francia lleva 50 años de retraso en temas de autismo“, dijo Sophie Janois, abogada de Rachel. Su libro, The Autists ‘Cause, publicado este mes, se propone llamar la atención sobre los abusos de los derechos legales de los autistas. “A los padres se les dice: ‘Olvídate de tu hijo, aflígete por tu hijo y acepta el hecho de que lo meterán en una institución’“.
Detrás de esto hay un problema cultural en Francia“, dice Janois. “Francia es el último bastión del psicoanálisis. En los países vecinos, los métodos en la educación y las terapias conductuales son la norma y el psicoanálisis fue abandonado hace mucho tiempo. En Francia, el psicoanálisis se sigue aplicando a los niños con Autismo y se enseña en las universidades “.
Como ella comenta, los padres se ven obligados a pelear una batalla administrativa constante por los derechos de sus hijos. “Hay suicidios de padres de niños con TE … al menos cinco en los últimos años“.

La disputa sobre el psicoanálisis post-freudiano y el autismo en Francia ha sido amarga. Hace 18 meses, un grupo de diputados intentó y no logró que el parlamento prohibiera el uso del psicoanálisis en el tratamiento de niños con autismo, afirmando que la visión “desactualizada” del autismo era el rechazo inconsciente de un niño a una madre “fría” en base a la llamada “teoría de la madre refrigerador”,en la que ésta estaba negando a los niños el apoyo educativo.

Los psicoanalistas, que tienen un importante papel de liderazgo en la atención de la salud mental en Francia, criticaron la campaña como “dañina” y difamatoria.
En 2012, la autoridad sanitaria francesa declaró que el psicoanálisis no se recomendara como método de tratamiento exclusivo para personas con autismo debido a la falta de consenso sobre su eficacia. Pero la mayoría de los hospitales estatales aún lo utilizan como método.
Además, las Naciones Unidas advirtieron en 2016 que una técnica llamada “embalaje” -en la que un niño con autismo era envuelto en sábanas frías y húmedas- equivalía a “malos tratos” pero no había sido legalmente prohibida y, según los informes, “aún se practicaba” en algunos casos. El entonces ministro de salud emitió un memorando que aconsejaba que la práctica se detuviera.
Los padres insisten en la presencia de excelentes profesionales en Francia, pero son pocos y de gran demanda, con servicios desiguales y que varían según el área.
Las autoridades locales me dijeron: ‘¿Por qué insistes en ir a la escuela? Ponlo en una institución “, comentaba una madre de Tours acerca de su hija de siete años con autismo de alta funcionalidad y cuyo rendimiento académico es bueno. “En Francia, hay un autismo para los pobres y el autismo de los ricos. Si no tuviera dinero y la habilidad para pelear, mi hijo habría terminado en un hospital psiquiátrico “.
El hijo de Catherine Chavy, Adrien, tiene 20 años. Cuando era  pequeño, fue tratado a tiempo parcial en un hospital psiquiátrico estatal que utilizaba un enfoque psicoanalítico. Su autismo no fue diagnosticado hasta muchos años más tarde. Chavy luchó por un diagnóstico y el ingreso a la escuela primaria; más tarde encontró un centro que utilizaba métodos educativos conductuales, donde Adrien floreció. Cuando llegó a los 15, no había recursos en absoluto. Organizó de manera privada una serie de apoyos permanentes en casa. “Él cocina, hace deporte, va a comer a casa de su abuela. Tiene una vida encantadora, sale todos los días. Si no hubiera hecho esto por mi cuenta, creo que estaría en un hospital psiquiátrico para adultos, atado, con medicación “, dijo. “La situación en Francia es un escándalo de salud y educación“.
Autismo-autism-france-psychoanalysis-blog-Tea
Adrien Stanieri. Fuente The Guardian
Pascale Millo creó una asociación para padres de niños con autismo en Córcega. Tiene un hijo de 14 años, también llamado Adrien, con autismo de alto funcionamiento y dispraxia. El estado lo puso en una unidad diurna de un hospital psiquiátrico durante años, pero Millo no recibió un diagnóstico hasta que cumplió nueve años. Adrien es académicamente competemte pero ha tenido que luchar por su derecho, como alguien con dispraxia, para hacer todo el trabajo escolar en un ordenador, con apoyos, nunca estando segura de si, de un mes a otro, estos faltarían en el sistema educativo, lo que significaría que las horas de estudio en el centro se acortarían. “En teoría, Francia tiene todo: los presupuestos del estado y las leyes para protegernos”, dijo. “Pero esas leyes no están siendo respetadas”.
Vincent Dennery, quien encabeza un colectivo de asociaciones de autismo, dijo que esperaba medidas concretas y prácticas en el plan de acción de autismo de Macron, y un cambio de un enfoque medicalizado hacia la educación. “Todavía hay miles de niños con autismo en unidades de día de un hospital psiquiátrico que no tienen ninguna razón para estar allí, pero sus padres no pueden encontrar ninguna otra solución”, dijo.
Dennery dijo que sentía que la sociedad necesitaba cambiar. “Culturalmente, la sociedad francesa ha sido un lugar de exclusión. Un gran número de sociedades desinstitucionalizó la discapacidad o la diferencia y se movió para incluir a personas en la vida ordinaria, pero Francia no lo hizo “.