Charlas en Twitter a horas intempestivas. Posts en Facebook dando los buenos días a las 5 ó 6 de la mañana. Competiciones a ver quién ha madrugado más y quién ha colocado la farola más bonita en su calle…y así, meses y meses de insomnio y despertares tempraneros.

   Y al final, se establece esa red de apoyo y solidaridad entre todas las que nos vemos sometidas a la tiranía del despertar indecente e inoportuno y del madrugón que no perdona día festivo ni fiesta de guardar. Así, surge el Club de las Mombies.

   No sé en qué momento esa palabra se cruzó en mi vida pero conocerla supuso una revelación. 
   De pronto todo cobraba sentido. No sólo era una mamá con sueño permanente, una loca de los peines cuyas ojeras de mapache se habían convertido en su seña de identidad. Era un miembro de algo más grande y no estaba sola. 
   Ya se dice que mal de muchas consuelo de tontas…
   Y asi, se comienzan a trazar los rasgos de una nueva raza, fruto de la selección natural, a base de poco sueño, cafés a cascoporro o derivados, y todos sus efectos colaterales: las más que evidentes y ya mencionadas ojeras, expresión de loca, mirada desviada, despistes y olvidos, bostezos incontrolables, visionado de dibujos animados en bucle incluso cuando la progenie se ha retirado, adelanto del fin de la jornada en torno a tres horas de media, lo que viene a ser, “me duermo a las 8 y media, lo reconozco”…
   Pero amigas, no pasa nada, porque hemos nacido para cobijaros, para daros apoyo o “support” que dirían algunos. 
   En este, vuestro espacio, podéis lamentaros, gritar, llorar, quejaros, protestar, maldecir, renegar…
   Somos más de 400 almas, ¡400! que nos necesitamos.
   Y sí, llegará nuestro día. ¡Dadme un café y conquistaré la madrugada! porque os digo que esto es sólo el principio.
   Pero para ello necesitamos compromiso. 
  Compartid, sin pudor, vuestras horas. No temáis a ser juzgadas porque os habéis despertado más allá de las 6. Seréis igualmente bienvenidas.
   No haremos juicios de valor. 
 Todos tenemos cabida, porque queridas mías, mombie una vez, mombie para siempre.


  Y llegamos con sorpresa debajo del brazo. Inauguramos este club con un el sorteo de una SUPER MEGA TAZA como esta, totalmente personalizable.
   Para ello sólo tienes que seguir al club en Twitter @clubmombie y a Tazas con foto, artífices de la obra @TazasConFoto. Déjaos un comentario en Facebook, para saber que participas y cuéntanos, ¿en qué año te convertiste en #Mombie?
  ¡Bienvenidos todos!